miércoles, 27 de abril de 2016

Fallece en A Graña (Ferrol) el almirante, poeta y pintor vigués, Miguel Fernández, al que consideramos un ejemplo de militar intelectual.

Fallece en A Graña (Ferrol) el almirante, poeta y pintor vigués, Miguel Fernández, al que  consideramos un ejemplo de militar intelectual.

Nació en Vigo en el barrio del Areal, en 1940, desarrolló una dilatada y brillante carrera militar desde su ingreso en la Armada en 1958 hasta su retiro en 2005.

El almirante vigués Miguel Fernández y Fernández falleció hoy, día 26 de abril, cumplidos los 75 años. Nuestro admirado  militar había ingresado en la Armada a los 18 años de edad desarrollando una brillante carrera.
Como hemos dicho Miguel Ángel Fernández y Fernández nació en Vigo, y era Almirante de la Armada en situación de retiro desde el año 2005. Desempeñó numerosos cargos y mandos de singular relevancia a flote y en tierra. Estaba en posesión del Diploma de Guerra Naval y de un «Master» en «Management» por la NPGS de Monterrey, California, EE UU. Fue Agregado Naval en las Embajadas de Bonn (Alemania) y Washington (EEUU). Como Almirante fue Jefe del Estado Mayor y Jefe del Arsenal, en Ferrol. Los restantes años de Almirante los paso al servicio de la OTAN en Norfolk (EEUU) Oeiras (Portugal) y Bruselas (Bélgica). Le fue concedida la medalla de los Servicios Distinguidos de la OTAN.
En cuanto a su vida artística, que ejerció en paralelo a su brillante carrera castrense, cabe destacar  que desde 1968 en que obtiene el primer premio de Dibujo y pintura en la Bienal de Santa Isabel de Fernando Poo, Guinea Ecuatorial hasta un mes antes de su fallecimiento realizó numerosas exposiciones por distinta partes de España (Vigo, Pontevedra, Cartagena, Palma de Mallorca, Ferrol, ….) y en el extranjero (EE UU, Alemania, Lisboa, Portugal, Bélgica).
Miguel Fernández, admirador del pintor , también vigués, Diego de Giráldez, hasta hoy trabajaba en sus libros y su pintura – con diversas técnicas-, donde figuraba el mar con sus paisajes o retratos y figuras de pescadores y marineros como temática preferida, en su estudio de La Graña, Ferrol. Había realizado numerosas exposiciones, escrito e ilustrado libros y colaborado con distintas revistas.
La última vez que estuvimos juntos fue en Vigo, en el Liceo Marítimo de Bouzas, donde me hizo obsequio de su libro “La Ribera de O Berbés”, ahí se puede observar que Miguel tuvo la fortuna de asomarse al mundo desde una ventana del barrio vigués de O Areal. en su retina infantil quedarían grabados para siempre esas tonalidades de azul y verde que dominan sus acuarelas, el olor a salazón de la industria familiar, las estampas de los buques que descargaban en O Berbés, y los rostros, esculpidos por el sol, el viento y el mar, de esos  marineros de manos grandes y andar lento que humanizaban los peiraos.
Alguien comentó que” de su singladura militar deriva su decidida vocación atlantista, su inclinación al moderantismo y un pedigrí político, temprana y decididamente democrático. Y ahora, en el dique seco de la nostalgia, vuelven a su retina y su memoria los viejos colores de su ría y su ciudad: las playas de arena fina, las estampas de O Berbés y los rostros de los viejos marineros curtidos por el sol. El barrio de O Berbés, con sus viejas arquerías, las escenas de los muelles, con sus descargas de pesca, las luminosas playas de la ría, como Barra y Liméns y, sobre todo, los rostros de viejos y jóvenes marineros componen una sinfonía cromática en la clave azul y verde de sus ensoñaciones. El Miguel que aparece reflejado en las marinas de este libro, y en esos textos de sorprendente ternura, es el marino que recuerda sus felices años de adolescencia, pero es también el esteta que ha depurado esos recuerdos en la distancia que, en su caso, nunca fue olvido”.
Cabe, también, recordar que en esa ocasión Alfonso Paz-Andrade nos decía: “El almirante Miguel Ángel Fernández y Fernández «el Yanki» fue, en la década de los 50 niño aplicado en el colegio Mezquita. Modesto centro situado en la calle García Barbón de Vigo. Sede docente laica, mitad pobre y mitad progre, donde impartían enseñanza, entre otros, el recientemente desaparecido intelectual galleguista Paco Fernández del Riego o la prestigiosa profesora señorita Rosario Araneta. Ya en aquella temprana edad Miguel enseñaba su inquietud y polivalencia; estudioso, deportista, comunicativo y solidario con sus compañeros y amigos, en cuya nómina estoy incluido desde aquellos tiempos. Como marino instruido en la acción armada, mantuvo siempre su preocupación social. Acostumbrado a los amplios horizontes, en la entraña de su vida individual palpita inevitablemente el concepto de justicia, de norma ética y moral. Fruto de todo ello surgen sus múltiples sensibilidades artísticas”.

Desde mi humilde persona, como vigués y miembro de las Fuerzas Armadas, transmito mis condolencias a la familia Fernández y Fernández.

No hay comentarios: